sábado, 25 de mayo de 2013

Ácaros

Un ácaro visto al microscopio es un ser verdaderamente repugnante… excepto para una ácara. El de nuestra historia era un magnífico ejemplar de quinientas micras cuya hembra –llamémosla Elsa- habría sido la más feliz de las arácnidas si no fuese por los celos. Willy –llamemos así a su galán- saboreaba con soñadora fruición las partículas que desprendía la nacarada piel de otra hembra: la bella usuaria humana del colchón en que ambos habitaban. A Willy, que siempre había sido megalómano y pretencioso, le consumía este amor disparatado e imposible. Pero entre las hembras acáridas funciona una solidaridad inquebrantable, y no hay piel humana que resista a medio millón de ácaras segregando desechos a destajo. Así que la bella rival sufrió una feroz urticaria y el colchón de Elsa y Willy acabó en el vertedero municipal. Allí finalizaron sus días, consumidos ella de amor, él de nostalgia y ambos de inanición.

El Manco del Espanto

10 comentarios:

  1. Me ha encantado.
    No hay mundo en el que no funcione la atracción, ni los celos, ni la envidia, etc... así que ajo y agua, no hay reducto en el que refugiarse.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Qué me vas a decir a mí, si precisamente el relato es autobiográfico, yo era ese ácaro en mi anterior reencarnación. Y no te creas que la cosa ha mejorado mucho... bueno, sí, la comida es mejor, me mola esto de ser omnívoro. Ah, y por fin he catado a placer las hembras humanas. Hummmmmm... A veces mi novia me acusa de roerle las carnes, yo disimulo y digo que es la pura pasión... Gajes de la reencarnación.

    Gracias, Marga, qué sería sin ti de nuestra autoestima de escritorcetes. Otro beso para ti.

    El Manco

    ResponderEliminar
  3. Tu bestiario es muy variopinto, así como tu ingenio para animarnos con simpáticas historietas.
    Saludos variados de Muskita, alérgica a los ácaros, por cierto.

    ResponderEliminar
  4. Hago lo que puedo, la verdad es que los animales dan mucho juego. Yo los ácaros ni fu ni fa, pero en cambio debe de ser delicioso que a uno le pique una muskita.

    Besos (sin aguijón) del Manco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy de mordisquitos, no de picaduras, una es muy de gatos, de felinos en general. Muskita es por mi gata Muska. Me falta la pantera, La fierecilla de mi niña, para cuando tenga jardín.
      ¡Qué jaqueca más insufrible y la casa aún por barrer! Te animo a sacar algún personaje tipo curandero charlatán que me done la píldora.
      Miaaaaau

      Eliminar
  5. Uy, mordisquitos, mejor que mejor! En eso coincido, aunque no sé si los míos son más tirando a caninos. En todo caso juguetones, aunque alguna vez se me va un poco la mano, digo el colmillo. También subí un relato sobre vampiros, ¿te acuerdas?

    No sé si me saldrá un relato con curandero, yo creo que va a ser con detective, que también te puede investigar la causa de la jaqueca. Y con acertijo literario, como otro reciente. ¿Juegas?

    ¡¡¡ ÑAM !!!

    El Manco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo1/6/13 12:54

      Yes, I do.
      Adelante, Manco. Contigo y por ti hasta el infinito.
      Tu incondicional felina

      Eliminar
  6. Lo que queráis pero a mí, me habéis jodido pero bien, no hago más que rascarme, ¡agg!
    Gracias El Manco, muy agradecido majete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo1/6/13 10:31

      De nada ¡Ras, ras!

      El Manco

      Eliminar
  7. Si me permites...Vosotros, los diminutos, que no microscópicos, y vuestro mundo de colchones con manchurrones de quién sabe que humores.
    Yo, como garrapata, arácnida también, vivo muy tranquila, esperando que el calor de un ser vivo, mamífero por tanto, se acerque y me dejo caer sobre su pelo o piel.
    Un pequeño, diminuto mordiquito y me alimento, engordando feliz, dulce y caprichosa.

    Te dejo, que se acerca por este arbusto una niña con coletas. Y con un perro!. :-)
    Un saludo. Fdo garrapata feliz

    ResponderEliminar