jueves, 18 de julio de 2013

La viuda alegre

El sueño de tener un velero para disfrutarlo los fines de semana al fin se hizo realidad para mi vecina. Después de haber tenido médicos, maestros y hasta astronautas; moldes, parafinas y pabilos acaparan ahora su atención. http://migueldiazmiron.blogspot.mx

Miguel Díaz Mirón Keusch

4 comentarios:

  1. Lógico que le tomase el gusto, después de tanto velorio.

    ResponderEliminar
  2. ¡Comentario magistral!
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te extrañe, es de El Manco, ja, ja. Otro abrazo.

      Eliminar