lunes, 24 de febrero de 2014

El amigo.

Tengo uno nuevo, no me había dado cuenta de que existía, lo incorporé a mi vida al parecer hace mucho, pero no le había prestado ninguna atención, hasta hace bien poco, cuando casi me lo llevo conmigo a trabajar.

Últimamente, es cierto que comíamos y cenábamos juntos, hasta al retrete me acompaña, incluso hemos estado a punto de acostarnos juntos, pero como que todo quedaba en casa, era nuestro secreto.

El pasado Martes entré en casa a toda mecha como es habitual en mi semana "corta ", puse a cocer dos huevos, envolví en film transparente cinco patatas y las puse a asar en el microondas, previamente lavadas en el grifo, a todo correr, paseé al perro, regresé , me eché al hombro a mi amigo y puse a enfriar lo huevos en agua fría, pelé las patatas, las partí, pelé los huevos, los partí, y añadí un par de latas de atún, lo aliñé, removí, tomé dos cucharadas y ya era el momento de salir por la puerta.

A todo correr también, me puse el abrigo tapando a mi amigo con él, salí despavorida hacia el ascensor y cuando bajaba, una punta de mi amigo sobresalía entre la bufanda y el abrigo, le vi en el espejo. El susto fue de muerte. No imaginaba como podía haber llegado al trabajo, despojarme del abrigo y darme cuenta que me había traído el paño de la cocina en el hombro.

Por ahí no paso, le dije, por lo que se ha enfadado conmigo y no se si habrá reconciliación, está muy dolido.



Carmine

2 comentarios:

  1. Anónimo26/2/14 8:59

    Carmine, casi has inventado el microrrelato minimalista. En todo caso te ha salido algo divertido que logra sorprender.

    Saludos de El Manco

    ResponderEliminar
  2. Gracias Manco, siempre es una alegría para mi tu comentario.

    ResponderEliminar