martes, 29 de abril de 2014

CUANDO EL AMOR NO BASTA

Le deseé que tuviera un buen turno y me fui a su casa. Era un buen tipo, ambos le queríamos. Aparqué detrás y miré hacia arriba. Ella, como siempre, me esperaba tras el cristal. No me demoré, sólo teníamos unas horas.

Concha García Ros

2 comentarios:

  1. Anónimo30/4/14 8:51

    Qué majo. Supongo que antes de irse le dejaría preparado el desayuno.

    ResponderEliminar