sábado, 12 de julio de 2014

Atención, Andrómeda

Atención, Andrómeda. Algo ha fallado en el salto hiperespacial. Mis compañeros han quedado atrapados en la órbita de Saturno y sólo yo he llegado al planeta azul. Por suerte traigo el dispositivo de clonación instantánea, por lo que puedo mimetizarme con los nativos. He encontrado unos pocos, no parecen peligrosos, al contrario, salieron huyendo, pero los he seguido y ya soy uno de ellos. Tengo unas orejas largas, unos dientes grandes, y además me dedico a comer zanahorias. No he podido sacarme la escafandra, así que me miran con extrañeza. Pero, atención, ahora se oyen unos estampidos y mis nuevos congéneres huyen de nuevo. Por si acaso les sigo y ¡horror!, descubro que otros seres más grandes nos persiguen a toda velocidad. Gritan algo como “¡guau! ¡guau!” y es evidente que no vienen en son de paz. Me libro de la escafandra, corro y corro. ¡Socorro, Andrómeda! ¡Mi casa! ¡Mi caaasaaaaaaa!

Serie B

6 comentarios:

  1. Está claro que tu protagonista no es el Conejo de la Suerte que recordamos de niños. Una buena reflexión a cerca del relativismo
    con el que la vida nos sitúa a cada cual en su sitio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo16/7/14 0:19

      Francisco, sólo pretendía jugar, pero si a tí además te ha hecho pensar, qué más se puede pedir. Bien mirado, debe de ser nuestra arrogancia la que nos hace creernos "los habitantes" por excelencia de este planeta. Cuando quizás sólo seamos una infección, una especie hipertrofiada y aberrante. Tienes razón, todo es relativo.

      Gracias y saludos. Serie B - El Manco

      Eliminar
  2. Mi imaginación me ha ido llevando. Me fascina cómo un texto, en apariencia tan leve, me haya divertido tanto.

    Claro, desde Andrómeda intentamos contactar con tu conejo, para hacerle regresar, pero un sabueso ha mordido un cable intradérmico de nuestro elemento prospectivo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí La Tierra. Emitiendo desde una madriguera. Cuán ladran esos malditos. Pero mal rayo me parta si en acabando esta carta no pagan caros sus gritos.

      No me lo creo ni yo. Glup. ¡Socorro!

      Albada, si te ha divertido, misión cumplida. Saludos.

      Eliminar
  3. Corre y no se te ocurra volver a clonarte no vaya a ser que renazcas en zanahoria!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado tarde, Marga, ahora soy una lombriz de tierra. Esto es un curso de reencarnación acelerado.

      Besos,

      Eliminar