lunes, 20 de septiembre de 2010

Amor de agua y fuego

Le gustaba ver brillar su piel bañada por el agua salada. La miraba embelesado, mientras ella se movía en el líquido elemento: sus giros, sus vueltas inesperadas... ¡Ramón, el fuego está a punto!. A su pesar, sacó la sardina del cubo y la echó en las brasas. Ella crepitó una triste despedida.

Tagore123


6 comentarios:

  1. A pesar de ello, seguiré comiendo sardinas, eso si, las echaré sin mirar. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  2. @cormoran

    Jajaja. Tienes razón, mejor ni mirarlas, que encima engordan. Aunque.... están tan ricas las puñeteras.....
    Gracias Cormoran

    ResponderEliminar
  3. Jo, qué mal rollo, pobre sardina. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  4. veintiuno20/9/10 22:26

    Estructuralmente es perfecto. Y el símil que quieres transmitir esta muy conseguido. De esta forma es más cruel, pero son mucho más sabrosas. A más de uno se nos ha abierto el apetito. Enhorabuena Tagore123.

    ResponderEliminar
  5. @Hank

    ¿Mal rollo?, ja jajaj si es una historia de amor perfecta. Empieza enamorando por la vista y acaba claudicando por el estómago... ja jajaj. Es broma.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  6. @veintiuno

    Muchas gracias Veintiuno. ¡Qué mas quisiera yo que fuera perfecto! Aún me queda mucho por pulir, pero te agradezco la palmada. Y está bien eso de que se os abra el apetito, ¿no?. Ya os imagino a todos convertidos en Homer Simpson echando babillas por las comisuras de la boca.

    ResponderEliminar