miércoles, 22 de septiembre de 2010

Como siempre

Discutieron por algo absurdo. Algo que ya ninguno recuerda su origen ni motivo. Soportan el lento paso del tiempo en silencio, la tensión de no rozarse achicando espacios comunes, pero ninguno se decide a dar el paso, y el tiempo pasa haciéndose cada segundo más difícil. Los dos desean lo mismo pero siguen en silencio, siguen tensos. Es raro todo esto.
Cormoran

(acuerdate de firmarlo y borrar este texto)


7 comentarios:

  1. Impresionante. Real como la vida misma, ya te digo...

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, cormorán, jajaja, acuérdate de firmarlo y de borrar el texto...

    ResponderEliminar
  3. Como dice Hank es tan raro como la vida misma... Bueno.

    ResponderEliminar
  4. Tagore12322/9/10 20:31

    Eso Cormorán, acuerdaté de firmalo y de borrar el texto.... ;-)
    Una historia muy real llena de Fuego, aunque no esté escrita la palabra. Me gusta.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho esta parte: "Soportan...la tensión de no rozarse achicando espacios comunes". Y el final "Es raro todo esto" que para mí, le da ese toque de "falsa irrealidad".

    ResponderEliminar
  6. @mirina
    Es raro todo esto.
    Somos raras las personas en nuestra forma de actuar, que incluso estando en contra de nuestros deseos, somos incapaces de doblegarnos y nos mantenemos en la sin razón

    ResponderEliminar
  7. @cormoranSupongo que, alguien algo, en algún momento de nuestra vida en el que no podíamos defendernos opinando lo contrario, grabó a fuego aquello de que "la razón es lo único importante". Y a partir de ahí, vivimos la terrible dicotomía razón/sinrazón. Yo creo que hay otras formas de decidir además de la razón (y su opuesto). Creo que, al menos en las relaciones humanas importantes, deberíamos dejar fluir más los sentimientos, los deseos, el instinto, antes que la razón, que tantas veces nos lleva a su antónimo, como decís tú y tu mr.

    ResponderEliminar