miércoles, 22 de septiembre de 2010

Conciencia social

Tenía la cara tumefacta. La sangre goteaba de mi nariz, empapando la pechera de la camisa. Llevaba horas recibiendo hostias. Vi brillar la navaja y recé. El reloj de la pared marcó las 12 de la noche. El tipo cerró la navaja y gritó: ¡Compañero, es 29 de Septiembre, a la huelga!

Por Hank66


5 comentarios:

  1. Jajaja, tú y tus finales sorpresas, muy bueno por su "oportuno" realismo.

    ResponderEliminar
  2. Salvado por la campana.... suscrito de por "vida" a las huelgas. El título una vez más lo dice todo.

    ResponderEliminar
  3. Me gustan mucho estos relatos tuyos que parecen desarrollarse en un sucio callejón de Chicago.

    ResponderEliminar
  4. Violento costumbrismo nacional de bajos fondos. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  5. Tagore12322/9/10 20:33

    Ja jajajaja. Por lo menos a alguien le servirá la huelga para algo. Me gusta.

    ResponderEliminar