lunes, 27 de septiembre de 2010

Consuelo

Las últimas palabras que pronunció desde el umbral se quedaron resonando por el salón, rítmicas, acompasadas...demoledoramente musicales. Las cogí al vuelo, las hice mías, y así siempre llevo cerca un pedacito suyo para, en las largas noches de invierno, engañar un poco al olvido.

Cronopio


3 comentarios:

  1. ¿Será por ese que este mr te ha salido con alma de canción? Muy bonito.

    ResponderEliminar
  2. veintiuno27/9/10 23:10

    Por que al escucharlas se hacen música, no abran otras, son las últimas que oiremos antes de despedirnos de el para siempre.

    ResponderEliminar
  3. Cornopio, ¡Bravo de nuevo!
    Aunque últimamente te aborda la soledad, algo que no tiene nada de malo, esa fiel amiga que siempre está para cuando la necesitemos.

    ResponderEliminar