jueves, 30 de septiembre de 2010

dualidad

Siempre, al acostarse, se quita todo y cuando digo todo, hago alusión a cosas que nos colocamos para enfrentarnos al mundo exterior, aquél que hemos fabricado. Sumergida en una vida onírica, disfruta de todo lo que le depara su otra vida.
El despertador avisa de la vuelta. Sin apenas transición, se ducha, desayuna, perfuma, disfraza y hace todo lo necesario para sobrevivir a una vida de otros, intentado adaptarse lo justo para no mezclar ambos mundos y provocar un conflicto existencial.

21


2 comentarios:

  1. Me gusta veintiuno, el vivir en dos "realidades" es un tema muy interesante para escribir y creo que tú los trabajado muy bien en este mr.

    ResponderEliminar
  2. veintiuno1/10/10 21:01

    @mirina
    Gracias mirina. Conozco algún caso que otro de personas que solo se siente ellas en un mundo de sueños o en su intimidad más privada, el resto del tiempo es para conseguir el otro "tiempo". Son problemas de adaptabilidad o bien de severa introversión. Se sienten seguros en una irrealidad.

    ResponderEliminar