jueves, 30 de septiembre de 2010

El sustituto

Era lo que más me gustaba y además lo necesitaba, no había otra forma, o eso o desistir, y esto ultimo no me lo podía permitir.
Me daba una visión diferente, más humana, ajena a mi. Era otro el interlocutor, no podía ser yo. Tampoco me exigía mucho, solo aparecer, nada a cambio. Pero cada vez, aparecía el más y yo menos, y no podía evitarlo, y no quería hacerlo. Un día ocupó mi puesto para siempre, yo desaparecí. No se si vivo de los recuerdos o ni tan siquiera eso.
Cormoran

4 comentarios:

  1. Éste, lo siento, cormo, lo encuentro un poco confuso, no sé si es un robot, un doble o un problema de doble personalidad.

    ResponderEliminar
  2. cormoran2/10/10 1:28

    @mirina
    Hablo de drogas, de como sacan otro ser de nuestro interior siendo el mismo individuo, de como toman posesión de este hasta que lo dominan y le hacen dudar de su propia existencia

    ResponderEliminar
  3. @cormoranSí, y también podría ser el Dr. Jekil y Mr. Hyde, o el increíble Hulk, lo que te quiero decir, cormo, es que tal vez me falta un pequeño elemento que me lo direccione hacia donde tú quieres, las drogas o la adicción, a no ser que lo que buscases haya sido precisamente, dejarlo así, en el aire.

    ResponderEliminar
  4. @mirina
    Tienes razón. Casi siempre, lo que escribo tiene que ver con mi estado de ánimo, con lo que me pasa o lo que pienso, trasladándolo a un mr. En este caso fluyó un pensamiento sin relato y con razón falta el camino conductor.

    ResponderEliminar