domingo, 26 de septiembre de 2010

FIN DE FIESTA

Las esferas luminosas daban vueltas y vueltas. La acera se cimbreaba, mientras para no llamar mucho la atención, ponía todo mi empeño en dar algún paso más o menos coherente. Todo lo que me rodeaba fue poco a poco tragado por una sombra inquieta y hambrienta. Juré a gritos que no volvería jamás a apagar mi sed con besos de garrafón. Y no recuerdo más.

Cronopio


2 comentarios:

  1. veintiuno26/9/10 22:58

    Eso no es ir "bebido", es una borrachera en toda regla y encima de las que no se olvidan. "De garrafón"..... k.o. Cronopio. o.k.

    ResponderEliminar