domingo, 26 de septiembre de 2010

La artista, II

Ahora cinco de esas siete vidas se agolpan en torno a una mesa, aquella que nunca debió de estar vacía de acuarelas y láminas en blanco, donde ella quiso expresar todo lo que sus ojos polarizaban y su alma interpretaba. El pequeño restriega sus manos, la mayor ya expone con éxito.

21


2 comentarios:

  1. Me alegro de que encuentre la reválida en su descendencia. Muy emotivo veintiuno.

    ResponderEliminar
  2. veintiuno27/9/10 23:42

    Se merecía este final. La segunda parte es un tributo a todas las madres. Su esfuerzo y sacrificio esta fuera de todo entendimiento científico. Gracias, Eunuco.

    ResponderEliminar