martes, 28 de septiembre de 2010

SINRAZÓN

En principio pensé que sería la especial sensibilidad de quién está enterrando a su padre; pero la vida se comportaba sin respeto, hasta insultar mi dolor con su absurdo. El sol brillaba en una mañana luminosa y fresca; al fondo, Karina cantaba un tema de los sesenta desde la radio de un furgón de reformas junto a la ermita, y el cura, por tercera vez en su responso, confundía el nombre de mi padre llamándole Antonio en lugar de Antolín.
juanxxi

4 comentarios:

  1. Me gusta el relato en si, pero creo que difiere de lo "normal" en la realidad. Creo que cuando uno entierra a su padre, casi todo lo que le rodea no existe, solo se es consciente del calor de quien está a tu lado en ese momento. El resto lo ocupan los recuerdos

    ResponderEliminar
  2. ...bien entrecomillao lo de normal, porque la realidad es inabarcable (de hecho está basado en la realidad, aunque fue mi tío)... Y esto no es la realidad, puedes coger un centenar de relatos de los que hay aquí y no serían "normales" en la realidad... pero entiendo lo que dices y creo que el problema es que chirría la tranquilidad del hijo que le quedan fuerzas para estar atento a los detalles... Puede ser. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Tagore12329/9/10 17:52

    Juan, me vas a disculpar, pero tu "relato" es una excelente descripción de una situación. No un relato en si, con su presentación, nudo y desenlace. Espero que no te moleste mi humilde opinión. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. completamente de acuerdo, yo diría que la historia no cambia desde el comienzo hasta el final, no pasa nada, y por tanto solamente es una escena... y no me molesta tu opinión (faltaría más...), todo los contrario.

    ResponderEliminar