miércoles, 29 de septiembre de 2010

Somos todos

Como todos los días se levantó con el sol. Era un día especial. Mientras se duchaba, su padre con el rostro curtido en el día a día, le habló de otros tiempos, su abuelo también estaba allí, gastado, encorvado, apenas se tenía en pie... también vino a hablarme. Se fueron sumando caras conocidas, todos tenían la mirada firme y la dicción nítida. Al salir de casa no intentaron retenerme, era un piquete informativo. Me sentía fuerte, no estaba solo, todos éramos uno.

21


2 comentarios:

  1. Todos somos uno. Es una frase perfecta para cerrar un relato. Un gran acierto.

    ResponderEliminar
  2. veintiuno29/9/10 12:18

    @josé javier Es un día de ser todos uno. No se puede renunciar a el camino andado. Por respeto a todos los que lucharon por ellos. sus familias y en definitiva por todos nosotros, aún sin saberlo. "No se puede dar un paso atrás ni para tomar el impulso". Gracias por tus comentarios, Jose Javier.

    ResponderEliminar