miércoles, 29 de septiembre de 2010

Tempus

Hay días que pesan como siglos. Hay segundos que traspasan la frontera del reloj y se empatanan entre el ir y venir de la rutina haciendo eco con su soniquete monocorde. Hay horas que uno preferiría no haber tenido que transitar, hay minutos en que habría sido mejor seguir abrazando al silencio.

Cronopio


2 comentarios:

  1. "Seguir abrazado al silencio" es un auténtico hallazgo. El cuento es atmosférico, y la clave, para mí, está en esa expresión.

    ResponderEliminar
  2. veintiuno29/9/10 12:21

    Es extraño que el tiempo, inalterable como casi nada.... nos muestre diferentes texturas conforme nuestro estado de ánimo y vivencias. Cronopio no descanses, por favor.

    ResponderEliminar