viernes, 24 de septiembre de 2010

Trepidante Solitude

Pertenezco a la gente que va rápido, que va rápido en general. Formo parte de esos cometas solitarios que derraman su estela sobre los charcos de brindis ajenos, con la boca seca y el núcleo lleno de excusas vacías.

Voy rápido, digo, cada vez más rápido en mi embriaguez egoísta, exultante en su verborrea como un políglota de lenguas sabidamente muertas.

Hoy no hay “ella” ni falta que le hace a la luna casi llena, quién sabe si a mí tampoco.

Eunuco.

5 comentarios:

  1. veintiuno25/9/10 13:21

    Bucear en las imágenes borrosas, ir hacia delante con la sinceridad del que no tiene nada que perder. Me gusta mucho Eunuco. Manejas situaciones muy difíciles de controlar y de.... explicar.

    ResponderEliminar
  2. Bien, poeta, buena tu declaración de intenciones, ¿vive rápido y deja un bonito cadáver? Me gusta, cometa solitario, sigue así.

    ResponderEliminar
  3. @veintiuno
    Gracias por tus comentarios y concienzudo análisis veintinuo. Me alegro de que te guste.

    ResponderEliminar
  4. @mirina
    Gracias mirina, que no se evapore nunca el vértigo de ir rápido por las calles sitiendo que aún tenemos algo que decir.

    ResponderEliminar