miércoles, 29 de septiembre de 2010

Ventanas

Te observaba desde mi ventana, agazapado entre el sudor y las cortinas. Era una noche de calor pegajoso y luna escondida. Nuestros ojos se cruzaron un instante, y, a pesar de mis torpes disimulos, descubriste que aquélla no era la primera vez que te miraba.

Cronopio


1 comentario:

  1. veintiuno30/9/10 10:24

    Siempre he pensado que los ojos tienen "otro" lenguaje. A veces delatan pensamientos y sentimientos que nunca hubiéramos desvelado.

    ResponderEliminar