miércoles, 6 de octubre de 2010

Abandono del dolor (saryle)

En la hondura de la noche quise abandonar algo de mí. Crucé arroyos mudos de grillos y ranas. Volaba a saltos, sin dejar huellas en las piedras calientes, descendiendo sólo para deslizar mis pies en el agua y refrescar mi mente enfurecida de fuego. La rabia desaparecía mientras me alejaba de ese líquido que parecía estancado, como yo cuando no me encuentro. Levitando observaba mi reflejo y comprendía la razón de mi dolor, antes de sentir mis lágrimas sobre la almohada y descubrirte a mi lado.

6 comentarios:

  1. sarylísimo y catártico, bravo, saryle.

    ResponderEliminar
  2. Describes un dolor que ójala sea fruto de tu imaginación y buen hacer.Das el respiro al desepertar en compañía pero qué intensa decripción.Grande

    ResponderEliminar
  3. veintiuno6/10/10 17:42

    Esto es la ansiedad, estilo "saryle", pero me encanta, te veo levitar entre saltos, en una naturaleza particular, huyendo de ti misma por que algo te aflige. Cuando consigues calmarte, despiertas entre sollozos y ves que todo sigue igual, aunque las premoniciones te quieren avisar....
    Me ha gustado mucho, Sara. Es difícil explicar pero tu lo has conseguido.

    ResponderEliminar
  4. Lo escribí en un papel hace años, en esos momentos que intentamos olvidar arrinconándolos en el fondo de un armario, dónde lo encontré hoy. Ya no guardo el dolor, lo abandono :)
    Mirina, me ha encantado lo de "sarylísimo".

    ResponderEliminar
  5. papelylápiz6/10/10 22:08

    Coincido con otros comentarios entre los que te conocemos un poco: esas huídas y tan bien relatadas, tema y forma a tu estilo

    ResponderEliminar