miércoles, 6 de octubre de 2010

Crónica insignificante. León 29/09/2010 - (papelylápiz)

Entraron en columna, les seguí­an sus familias, se sumaron ciudadanos a su marcha. Con distinto itinerario que la manifestación de la huelga general, se la comieron: su preocupación a futuro era inmediata y rotunda, dos meses de trabajo sin cobrar. Rostros curtidos gritando consignas al uní­sono. Un minero sonreí­a al hijo de 8 años que llevaba de la mano, iluminaba su camino. Lo demás se sabe por la prensa: llegó una solución para 4 años más, el 6-octubre volví­an al tajo, se procura la normalidad.

2 comentarios:

  1. veintiuno6/10/10 22:41

    La imagen plasmada es excelente, el mensaje de incertidumbre realista mejor y la decisión política muy buena. Gracias papelylapiz, me gusta lo que siento al leerlo, lo he visto.

    ResponderEliminar
  2. papelylápiz6/10/10 22:57

    Gracias, Veintiuno, aprovecho para saludarte.

    ResponderEliminar