domingo, 3 de octubre de 2010

Abandono temporal

Algunos días el mar del tiempo está revuelto y las corrientes dejan en mi orilla caras y nombres de las profundidades. Unos brillan con el oriente luminoso de los encuentros esperados pero otros traen el olor acre de la basura que he ido tirando por la borda todos estos años.

mirina


8 comentarios:

  1. veintiuno3/10/10 22:18

    Los recuerdos vienen todos, sin separar, de los buenos y de los días que aún no habiéndolos terminado ya estamos arrepentidos de su devenir. Me gusta la comparación que haces con la basura, sabedora que la protagonista la reconoce.

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso, Mirina, de verdad. Dos de mis temas favoritos, el mar y los malos recuerdos. Te ha salido redondo. Impresionante lo del "olor acre de la basura..."

    ResponderEliminar
  3. @veintiunoSí, yo creo que así como reunimos belleza (me refiero a lo inmaterial en todos los sentidos) también reunimos basura (inmaterial) en nuestra vida, y para mí, el problema surge cuando no sabemos desprendernos de ella a tiempo, por que termina regresando. Muchas gracias veintiuno por estar siempre allí.

    ResponderEliminar
  4. Lo maravilloso, hank, es que tú escribas "maravilloso", de verdad, que a ti te parezca redondo, para mí es un regalo, gracias.

    ResponderEliminar
  5. Bello, muy bello, tan triste como bello, bello va y bello se devuelve. En fin, bello.

    ResponderEliminar
  6. Capitana, de los mejores que te he leído. Los recuerdos nunca son del todo buenos. En la vida y su búsqueda del equilibrio, las cosas buenas conllevan malas y viceversa. Lo importante es desequilibrar esa balanza hacia las buenas y aprender lo posible de las malas.
    Gran relato y enseñanza

    ResponderEliminar
  7. @cormoranHey, cormo, gracias, porque me parece que la enseñanza está en tu comentario, ;)

    ResponderEliminar
  8. @EunucoEunuco, gracias por tus preciosas olas.

    ResponderEliminar