domingo, 31 de octubre de 2010

El fin del mundo

He viajado al fin del mundo donde cientos de constelaciones crean el mapa del polo en el cielo, enormes ballenas marrones visten con algas verdes su aleta dorsal e inmesos cañones de bronce apuntan a la luna cumpliendo el viaje de Verne y Méliès.

Desperté al leer que horadarán sus mares buscando tesoros asesinos, que habrán menos ballenas, que las algas verdes son una plaga y que la última bomba dejó con menos niños el futuro.

La vida no es sueño, Calderón, sino un sucio cajón de pesadillas.

mirina


8 comentarios:

  1. Es un relato muy hermoso, Mirina. La realidad en la que vivimos, es durísima. Aunque soñar con un mundo mejor, sigue siendo una salida digna en esta espiral de locura en la que estamos inmersos.

    ResponderEliminar
  2. Me parece un precioso texto, Mirina. Cuidadísima y acertada selección de motivos que, creo, que a todos nos gustaría firmar como manifiesto...los mundos de Verne o de Melville son saqueados por una realidad que se empeña en romper la magia, el mito, el heroismo de una especie sin solución. Y hacía mucho que no te leía... bienvenida

    ResponderEliminar
  3. papelylápiz1/11/10 17:38

    Me apunto al manifiesto, Mirina

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno Mirina. Ese gran juego de contrastes.

    ResponderEliminar
  5. @juanxxiGracias por tu saludo, juanxxi, por tu lectura y tu opinión. Y creo que como participantes de los dos mundos, fantasía y realidad, a los escribidores sólo nos queda, de tanto en tanto, mostrarle a uno la cara del otro.

    ResponderEliminar
  6. gabirel, papelylápiz, 21, gracias a los tres por continuar leyendo mis palabras y por seguir regalándome las vuestras.

    ResponderEliminar
  7. Tagore1233/11/10 21:41

    ¿Dónde hay que firmar ese manifiesto?

    ResponderEliminar
  8. @Tagore123Hola, tagore, como no lo organicemos nosotr@s... gracias ;)

    ResponderEliminar