viernes, 1 de octubre de 2010

El sofá tenía mi forma y sus hundidos correspondían a mi anatomía. Más tarde, y con tu llegada, aparecieron nuevos relieves de unión de cuerpos. Hoy te busco en ellos y no te encuentro, caigo en su vacío, en mi soledad. He de vender el sofá si te quiero olvidar.
Cormoran

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta, cormoran. Me imagino al sofá presto a ser usado por otros, que llenarán sus huecos con sus cuerpos y dejarán a su vez las huellas de sus propias historias.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, cormorán.

    ResponderEliminar
  4. cormoran2/10/10 0:31

    @Sara Lew
    Sin saberlo, quien compró el sofá fué la misma persona que lo abandonó. Y no lo hizo por conservar o recuperar recuerdos, no. Lo hizo por vagancia. Aquel sofá ya tenía sus formas. Ja,ja,ja

    ResponderEliminar
  5. cormoran2/10/10 0:33

    @mirina
    Gracias capitana. No siempre puedo contestar o comentar en tiempo, aunque trataré de estar al día en ello.

    ResponderEliminar