martes, 5 de octubre de 2010

Premio: gravedad cero

En un juego personal, colgado de la barra, flotaba en el terso abandono de ratos como aquél. Con caladas y sorbos menguaba el ruido alrededor pretendiendo que la soledad sufrida era más terrible que la del resto.

Entonces la veía aparecer detrás de una sonrisa y se acababa el juego, final feliz, hola, te quiero, no existe la gravedad a tu lado.

Y mientras la besaba pensaba en lo deliciosamente perverso de echar de menos a alguien cuando se sabe que tarde o temprano llegará.

Eunuco.

4 comentarios:

  1. Estás existencialistamente afinado, caballero de la luna, enhorabuena, es poético, bien definido, romántico..."con caladas y sorbos menguaba el ruido alrededor", muy bueno, eunuco, me gusta.

    ResponderEliminar
  2. veintiuno5/10/10 11:25

    El último párrafo, Eunuco, me ha gustado especialmente. Estas fino, no dejes de escribir.

    ResponderEliminar
  3. @mirina
    Muchas gracias mirina, escribiendo del modo tan bello en el que tú lo haces es un verdadero halago leer tus comentarios.

    ResponderEliminar
  4. @veintiuno
    Gracias veintiuno, espero que tod@s sigamos escribiendo y esto siga yendo tan bien como va.

    ResponderEliminar