domingo, 3 de octubre de 2010

La última frontera

Desvanecido el recuerdo, mis ojos se cierran. Retengo el pensamiento buscando la certeza de que cuando el luminoso túnel acabe habré llegado a mi destino. Mi consciencia es el lastre final. En un remanso de paz me entrego a la intuición y ¡suelto! La enfermera acude a silenciar el incesante pitido de la máquina.

Alsquare

3 comentarios:

  1. ¿Será así? Me gusta la lucidez y la sensación de tranquilidad que expresa, muy bien resuelto, alsquare.

    ResponderEliminar
  2. alsquare5/10/10 5:31

    @mirina
    Gracias Mirina por tu comentario. Pensaré otra forma de describirlo aunque esta es la que a mí me gustaría que fuera...

    ResponderEliminar
  3. @alsquare¿Y a quién no le gustaría que ese momento que tanto nos paraliza y aterroriza fuera un remanso de paz, tal como tu lo describes?

    ResponderEliminar