viernes, 29 de octubre de 2010

Media vida

Te lo dije. Te advertí que no jugases a ser el rey de la fiesta, que el alcohol no te ayudaría a superar esa crisis de madurez que te hace comportar como un adolescente. Me prometiste que no conducirías en ese estado. Apenas unas manzanas duró tu osadía. La primera curva del camino engulló tu coche, ahora tan destrozado como tú. Vamos, despierta. Asegúrame que tus hijos no cargarán tu cajón ahora, sino cuando sean mayores y fuertes para soportar el peso de tu auténtica vejez sobre sus hombros.


Saryle


2 comentarios:

  1. papelylápiz29/10/10 21:01

    Me haces recordar que he quedado dentro de media hora para tomar unos vinitos. Éste será el último micro que leo hoy. Prometo beber moderadamente para volver a casa :-)

    ResponderEliminar
  2. Lo peor es oír a diario a gente que presume de ir hasta las trancas y luego, sin remordimiento alguno ponerse al volante. El frío tono del final es algo que se merece. Su sufrimiento por inconsciente no importa, solo el sufrir de los descendientes es valorable.

    ResponderEliminar