jueves, 28 de octubre de 2010

Negro (sobre blanco)

El erudito novelista de éxito había perdido el hambre de letras y sabía a ciencia cierta que no la iba a recuperar.

El estudiante de último curso de Filología sentía un ansia desmesurada por derramar tinta y llenar papeles con metáforas encadenadas y palabras reinventadas.

El destino, un par de cafés y un cheque con no demasiados ceros hicieron el resto.

El resultado,próximamente en sus librerías.

Cronopio


4 comentarios:

  1. Radiografía sin florituras de un negro literario. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  2. Esa era la intención. Gracias, Hawk.

    ResponderEliminar
  3. Nadie se libra de la corrupción. Todos los gremios, instituciones.... Todas las persona, cada una en su grado, es corrupta.
    PD- Si me das 10€ te puntúo con 5 estrellas ja,ja,ja

    ResponderEliminar
  4. Pufff, 10 eurazos. ¿Qué me das por dos? Es que a final de mes y con la que está cayendo...jajaja.

    Muchas gracias por tus comentarios, Cormoran.

    ResponderEliminar