jueves, 28 de octubre de 2010

Las caderas de Marilyn

Marilyn corretea por la estación, dando pequeños brincos entre chorros de humo, mientras Curtis y Lemmon, disfrazados de mujer, admiran embelesados el contoneo hipnótico de sus caderas. "Debe tener un motorcito", comentan entre ellos.

Apago la tele, me miro al espejo, y, con aire entre resignado y autocomplaciente me digo: "Nadie es perfecto"

Cronopio


5 comentarios:

  1. Muy bueno Cronopio. Me cuesta escribir y reirme a un tiempo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay, ese momento cumbre de la historia del cine! Creo que, después de la lectura de este micro, tendré que volver a ver la peli. Muy buen micro, crono.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. HAy momentos que no se pueden olvidar...Uno de ellos es ese contoneo por el andén, sin lugar a dudas.

    Gracias a los dos por vuestros comentarios

    ResponderEliminar
  5. papelylápiz29/10/10 1:15

    Muy bueno, Cronopio. Pero me ha costado leerlo, pues tenía los ojos en... el andén, jajaja.

    ResponderEliminar