domingo, 3 de octubre de 2010

No pude ,no supe, no quise

Se desgarraba su dolor en mis oídos. Me asustaban sus dedos apretando mi mano en el apretón que le ofrecí y que ahora dolía. Viendo mis dedos azulados, sus ojos inyectados en lágrimas negras y el rictus roto en su cara, entendí que no sabría calmar el fuego del dolor de sus entrañas. Le abracé fuerte y dejé que mi jersey se inundanda de su esperanza herida a muerte.
Tras unos instantes pude separar su cuerpo de mi abrazo y decirle solamente...Cúanto lo siento.
Albada

4 comentarios:

  1. Tagore1233/10/10 21:37

    Tres palabras: Me ha encantado. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. veintiuno3/10/10 22:10

    Un abrazo de muerte. Muy bueno, albada. Con imagen y sonidos, en ese momento solo hay que soportar, el que te confíen un instante así, ya es suficiente para el que lo sufre.

    ResponderEliminar
  3. Albada. ¡Impresionante!

    ResponderEliminar
  4. Gracias.Ese momento vivido con una madre pone los pelos de punta.Hizo que al describirlo casi lloro al recordarlo y ya han pasado tres años.

    ResponderEliminar