jueves, 28 de octubre de 2010

Pedrito

Pedrito de mayor quería ser concejal de urbanismo. Se imaginaba rubricando en tinta proyectos que hicieran de su pueblo un lugar mejor y más bonito. Para conseguirlo se esforzó en ser un estudiante aplicado y obediente. Al acabar las clases ayudaba a sus compañeros con la tarea y de vuelta a casa hacía los recados que su madre le había encargado, devolviendo todo el cambio. Era atento, reflexivo y en todas sus decisiones anteponía el bien común al suyo. Desgraciadamente Pedrito no existe.

Rodia


3 comentarios:

  1. papelylápiz29/10/10 1:35

    Pedrito sí existe: es una manzana que alguien colocó en un frutero lleno de frutas podridas, mucho antes de que él mismo tomara conciencia de ser manzana, porque nadie consideró importante fortalecer su personalidad, ya que, casi todos los adultos preferimos mirar para otro lado en lugar de definirnos ante una situación que nos molesta.

    ResponderEliminar
  2. Me parece un fenomenal relato, Rodia. Cómo puede ser que un niño modelo como Pedrito, tan virtuoso y sencillo a la vez, tan buena persona, nos parezca realista que no exista?

    ResponderEliminar
  3. Un relato muy triste, Rodia, por demasiado realista, coincido contigo en eso y con hawk en que es muy bueno.

    ResponderEliminar