miércoles, 6 de octubre de 2010

Pienso en ti

Con el primer golpe sintió una estimulante descarga de energía que siguió aumentando a medida que aumentaron el ritmo y la intensidad de los golpes. Vio la cara del otro conductor, la del policía, la del tipo del seguro y se sintió tan bien, que decidió que su intuición no le había fallado. Sin embargo, al día siguiente, cuando lo supo, pensó que apuntarse a aquello tal vez no había sido tan buena idea. Los tres habían muerto en los primeros diez minutos de su primera clase de flamenco.

mirina


5 comentarios:

  1. veintiuno6/10/10 22:51

    Me gusta mucho mirina, en cualquiera de sus versiones, pero a mi, por lo menos me cuesta terminar. Veo dos opciones de interpretación. Pero te traslada, te arrastra.

    ResponderEliminar
  2. papelylápiz6/10/10 23:17

    Conociendo lo estupendamente que escribes, sugiero le des un repasillo a la redacción de este micro: no hay prisa... (o quizá no lo he entendido bien)

    ResponderEliminar
  3. Vale, veo que los dos me habéis puesto deberes, oído cocina, lo intentaré (pero mañana, que hoy ya no leo), ;). ¡Ah! se me olvida, ¡gracias a los dos!

    ResponderEliminar
  4. Lo he leído varias veces y cada vez me gusta más. Y cada vez descubro un nuevo matiz. En mi opinión deberías dejarlo así. Yo veo más de dos interpretaciones, y eso, a mi modo de ver, es algo estupendo. Me gustan los relatos de mensaje ambiguo, abiertos a múltiples visiones. Muy bueno, mirina.

    ResponderEliminar
  5. @cronopioGracias, cronopio, por tus lecturas, tu opinión y tus ánimos. Pero tal vez sí le falta alto (aparte de ajustar detalles de redacción) y es dejar claro que lo que estaba haciendo el prota en la clase de flamenco, era zapatear. No todo el mundo tiene por qué saber que el zapateo forma parte de una clase de flamenco. Y en los de la ambigüedad, estoy de acuerdo contigo, cuando está presente, aumenta el valor del mr. Pero en este caso, no sé yo...

    ResponderEliminar