lunes, 25 de octubre de 2010

Regreso

Tras su liberación, después de 20 años de cárcel por un delito que no cometió, entró en una buena cafetería y pidió lo que tanto añoraba como buen cafetero, un café con crema. Conservaba su estilográfica, y con tinta recién cargada escribió una carta al autor del delito: Hace 20 años entró en la cárcel un hombre, hoy ha salido un animal...
RubiadeBote

11 comentarios:

  1. Ahhh!! lo mata, lo va a matar....Rubia te leo y me haces pensar en cuantos inocentes estarán y han estado encarcelados, dejas campo abierto para interpretaciones, sería inocente pero sabía del autor del delito o...¿ves? muchas interpretaciones, bueno, muy bueno, me encanta sentir el suspense del por qué

    ResponderEliminar
  2. damadeltablero25/10/10 20:01

    Es un mr más que bueno. Enhorabuena, Rubiadebote.

    ResponderEliminar
  3. Estupendo Rubia. Ya es difícil usar todas las palabras propuestas, más lo es lograr hacer un micro tan bueno con ellas.

    ResponderEliminar
  4. Rubia, me gusta el café, el tema que has tocado y me muero de ganas por leer la carta que escribe al autor real del delito. ¡Menudos veinte años, para pensar en la redacción de la susodicha!. Estupendo micro.

    ResponderEliminar
  5. Creo que es de los micros que te he leído quue más me han gustado, Rubia. Es soberbio, lo tiene todo: tensión, ironía, pasado y futuro planteado, equilibrio entre ternura y violencia... y lo que es más importante, un mensaje de una humanidad maravillosa. Muy bueno.
    (Pensaba en otra versión, y es que fuese una carta del delincuente a su víctima, aunque es es otro cuento...)

    ResponderEliminar
  6. papelylápiz25/10/10 23:28

    Soberbio, Rubia. Cortito y con potente onda expansiva

    ResponderEliminar
  7. Es un magnífico relato. No hay ninguna duda.

    ResponderEliminar
  8. Potente relato, Rubia. Se masca la venganza, la tragedia. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  9. Que digo, ni tan siquiera eso. Me dejé el pudor y la moral en la ducha, el valor y el coraje en el patio y cualquier rasgo de lo que fui se esfumó tras los barrotes de la celda cada noche que pasaba. Solo conservo algo intacto desde el primer día, tu nombre y tu dirección.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias, compañeros de Relatarium.

    ...nunca supe si la carta la envió por correo o se la entregó en mano...

    ResponderEliminar
  11. Dios, no lo había leido todavía. Es buenísimo. Rubia me encantó. O sea que el tio sabía quien era el asesino, ¿por qué no lo dijo? ¿no le creerían?.
    Seguro que entregó la carta a través de un intermediario, pero él esperaba su huida para darle caza, como los animales.
    Enhorabuena

    ResponderEliminar