lunes, 4 de octubre de 2010

Retorno

Llegué a la vieja estación antes que el Sol, y, como en un presagio, el tren barruntó una duda antes de seguir su trayecto envuelto en un tintineo infinito de herrajes y traqueteos. Recorrí el andén drogado por las prisas y el deseo de tenerte cerca. Cuando al fin te vi,asomando entre la neblinas del pasado, dudé un segundo,tras el cual comprendí todas las certezas que había intentado evitar durante el largo viaje. Agaché la cabeza y seguí caminando.

Cronopio


5 comentarios:

  1. Éste también me parece muy bueno, jejeje.

    ResponderEliminar
  2. Jejeje, misterios de la informática. Pensé que sólo se había publicado uno, y et voilá, aquí aparecen las dos versiones. En fin.

    ResponderEliminar
  3. Ah, y muchas gracias por tus comentarios, Hank.

    ResponderEliminar
  4. De nada, crono, el relato lo vale (anda, esto me suena a anuncio de la tele, jajaja). En serio, me ha gustado mucho. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Tagore1234/10/10 20:03

    Uy, me suena y también me gusta.... je jejes

    ResponderEliminar