domingo, 10 de octubre de 2010

Ritmo interior (saryle)

El anciano se sienta en la acera cada día. Porta una añeja radio que resopla canciones gastadas como sus pilas. Con voz curtida el viejo canta ante su improvisado público. Saberse escuchado aligera su soledad. Su radio deja de sonar y él calla. Ese silencio, antes repudiado, de repente le reconforta. Oye un ritmo firme y armónico. Se estremece ante esa música interior que le recuerda que no está solo, que él mismo es su mejor compañía. Su corazón ya puede descansar, al fin ha sido escuchado por su dueño.

2 comentarios:

  1. papelylápiz11/10/10 18:30

    Saryle, me gusta el tema y la escena. Varias veces te he expresado que me encanta cómo escribes. Como sabes hacerlo muy bien, a veces me da la sensación de que a una historia le falta algo por falta de tiempo de cocción. Es muy difícil ser a la vez muy prolífica y con todos los relatos estupendos, es cuestión de escoger. Aquí nadie nos mete prisa, no hay plazos de entrega (creo). Un abrazo :-)

    ResponderEliminar
  2. Creo que más que tiempo de cocción (estuvo un día en el horno)le faltó espacio al relato para dar más de sí. Lo tuve que recortar y recortar...
    Gracias por tus comentarios.

    ResponderEliminar