lunes, 11 de octubre de 2010

Santa unción (papelylápiz)

Fue anacoreta, luego obispo y, muerto, santo.
A su primera morada, llegas por un castañar. Luego saltas unas piedras como puente de un arroyo, y subes la escalinata que él mismo talló en la peña.
Su alma, en fuego penaba: sólo quiso ser custodio de un ara con perpetua llama, en la que representaba la presencia de su dios.
Imaginad esa cueva y los silbidos del viento entre su boca y las grietas, y los sonidos del bosque y todo su secreto ardiendo.
No lejos estaba el pueblo, con hijos que alimentar.

8 comentarios:

  1. papelylápiz11/10/10 1:59

    NOTA: microcuento con las 4 palabras propuestas, inspirado en la cueva de San Genadio, en el Valle del Silencio (comarca de El Bierzo, León), que recomiendo visitar para disfrute de su entorno natural.

    ResponderEliminar
  2. ...te van a fichar los de la oficina de turismo para hecer el folleto ja ja ja... muy sugerente,ciertamente despiertas el interés por conocer el lugar; y muy acertado ese cambio de registro llamando al lector, recurso marcadamente publicitario ja ja ja... hermoso espacio literario

    ResponderEliminar
  3. papelylápiz11/10/10 10:31

    Es que hay tierras de interior muy bellas, Juanxxi, pero se mueren. El folleto turístico hubiera mencionado la joya románica de Santiago de Peñalba (lugar de partida) y todo lo demás para quien no conozca El Bierzo: Las Médulas, visitas culturales, paisaje, buen comer y buen beber, jajaja.

    ResponderEliminar
  4. No tienes que convencerme, trabajo en una asociacion de desarrollo rural... y el puto estado de bienestar, que ahora resulta ser sinónimo de la distancia que hay al Carrefour... puedes ver la joya que es mi comarca en www.paisajespararespirar.com
    ...pues vamos a 100 habitantes menos al año. Tengo que ir a verte.

    ResponderEliminar
  5. Cuando hace 4 años unos amigos me sugirieron ir al Valle del Silencio, dije SÍ, sin saber donde estaba, solo el nombre ya me atraía con fuerza.
    Tierras del Oza: sendas de monjes, caminos de santos.
    Una zona increíble, corroboro todo lo que dices sobre ella y aún más, al punto de que estoy deseando volver.
    Buen relato, Papelylápiz, retrato de una búsqueda interna que en ese lugar esta más al alcance de quien quiera encontrarla.

    ResponderEliminar
  6. papelylápiz11/10/10 17:41

    ...Pero en el Valle del Silencio no hay silencio: está el sonido del agua, de los pájaros, los ecos del pasado entre las ruinas de un gran monasterio, las flores bordeando los caminos, los colores del brezo en las laderas, el viento entre las ramas... Hace 19 años, me pareció retroceder dos siglos, ¡y sólo a 25 kms de Ponferrada!. He vuelto un par de veces, ahora más atendido, pero no ha cambiado demasiado.

    ResponderEliminar
  7. veintiuno12/10/10 0:22

    Muy bien escrito-expresado. Piedra, madera, agua, piedra, verde, más piedra, así es tu tierra. He estado una vez, es una tierra muy particular, el Bierzo en general. Conocí a un matrimonio de allí, profesores de Filosofía e Historia, buena gente. Los lugares así te hacen estar más cerca de las cosas realmente importantes, no hay disfraz disponible. Te sientes real allí.

    ResponderEliminar
  8. papelylápiz12/10/10 16:15

    Veintiuno, no soy de El Bierzo. Pero la ciudad de León tiene bastante naturaleza a poca distancia en cualquier dirección que no prescinda de una combinación-norte. En Valladolid nací, crecí y pasé mis años de juventud; aunque me vinculan familiares, amigos y recuerdos, se han perdido allí mis lugares. Y siempre me he identificado más con las tierras del norte.

    ResponderEliminar