jueves, 7 de octubre de 2010

Sentirse viva.

Todavía yacen los cuerpos templados y húmedos, recostados de lado. Ella observa, duda, lo mira fijamente a los ojos y dice: ¡Para esto pongo mi matrimonio en peligro!. Sonriendo, le contesta él: Me tienes que guiar, no sé hasta donde te puedo llenar; ¡acércate!. Ilusionada, como la que busca un camino perdido, se sube a lomos de su caballo dispuesta a encontrar pasiones únicas, fronteras invisibles entre el placer y el dolor. Rebobinar hasta donde la intuición le trazó una visión equivocada.

21


2 comentarios:

  1. papelylápiz7/10/10 12:58

    Me gusta el tema. Creo que es un tema difícil, más cuando se quiere ser algo explícito, así, en tan poco espacio para matices. Pero me gusta que te hayas atrevido.

    ResponderEliminar
  2. veintiuno7/10/10 14:27

    @papelylápiz
    Has captado lo que quería expresar, ya que no he podido expresar con más detalle, el ambiente y especialmente los sentimientos de ella, hacerlos más físicos para el desarrollo y compresión general. Bueno, la limitación es para todos....

    ResponderEliminar