jueves, 14 de octubre de 2010

TIempo de setas.

Con las cestas de mimbre colgadas del brazo, nos adentramos como niños felices en terrenos de duendes y gnomos. Y vemos sus casas, setas rojas de lunares blancos, que no se cogen, por amor a nuestras vidas y respeto a sus moradas. Entre la hojarasca y a pié de arbusto encuento un níscalo y al levantarme encuentro un beso. Nuestros cuerpos se abrazan y al calor de los últimos rayos de sol nos amamos.
Sólo los gnomos conocen el secreto, las setas son excusas para darnos besos.
Tagore123

9 comentarios:

  1. Tagore 123, me gusta el micro, me gusta el "Lactarius deliciosus"...
    Es tiempo de setas, tiempo de amarse a media voz...que decía, más o menos, Serrat.

    ResponderEliminar
  2. ¿A cual lactarius te refieres al naranja de los bosques o al carmesí de unos labios ? jajajaj. Gracias Rubia. Me alegro que te guste. Aunque no hay que olvidarse de los Boletus Edulis o incluso de la humilde Macrolepiota (conocida popularmente como el escalope de monte), vamos toda una orgia para el el paladar.

    ResponderEliminar
  3. papelylápiz14/10/10 22:21

    Bonito, Tagore. ¿Orgía?. Con el relato y vuestros conocimientos micológicos, intuyo que es orgía doble para los sentidos.

    ResponderEliminar
  4. @papelyl�piz

    jajajajaja. Gracias por el comentario y cuando quieras te apuntas, ya que creo que, tanto Rubia de bote como yo, estamos dispuestas a ir a por setas. Luego si eso las cocinas tú. jajajaj

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado Tagore, he visto perfectamente la situación y de paso me han entrado ganas de ir a por setas, claro. Si no hubiera que madrugar tanto...

    ResponderEliminar
  6. pues si hay que ir a por setas se va, yo me apunto!! tagore123 un relato lleno de frescura

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos por leerlo y comentarlo, me alegro que os guste y respecto a las setas, nada, ¿cuándo quereis que quedemos?

    ResponderEliminar
  8. Tagore 123.Cuando quieras te vienes a Cataluña a comer rovellons ( níscalos) con albóndigas.Con conejo y un buen sofrito están de muerte y a la brasa con ajo y perejil ( humildes condimentos, vamos...es que es de lujo)
    Tu relato me ha gustado

    ResponderEliminar
  9. @Albada
    Albada, no me tientes que te tomo la palabra. A mi marido y a mi nos encanta el mundo de la seta y todo el encanto que conlleva. Asi que, somos capaces de plantarnos en un plis. Me alegro que te haya gustado el relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar