lunes, 1 de noviembre de 2010

DIFUNTOS

Junto al fogón ordeno un pequeño altar con unas flores, velas y la vieja foto. La imagen muestra la desesperación de perder a una hija: mi madre sujetando a la niña muerta, Lucio imitando el mismo gesto severo y agrio de nuestro padre, y Elvira comida en mocos. La abuela y yo sonreímos inoportunamente desde el sillón porque la niña se haya quedado dormida. Aún me impresiona la sensación del tamaño desproporcionado de las piernas flacas de la niña… y sus pies descalzos. No puedo dejar de mirar sus pies descalzos. 
juanxxi

4 comentarios:

  1. Un relato lleno de percepciones y sentimientos. Me parece un gran relato.

    ResponderEliminar
  2. papelylápiz1/11/10 11:55

    Me encanta. Muy bueno ese final, ese énfasis en un detalle de la imagen, logrando así un contraste brutal entre el sentimiento irreal del niño fotografíado (interpreto que la abuela le engaña para dulcificarle el momento) y la brutal realidad observada una vez que se ha hecho adulto. ¡Cuántos matices!

    ResponderEliminar
  3. Tu no necesitas cámara para retratar la foto del instante.
    Muy bueno, Juan y sobrecogedor.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a los tres

    ResponderEliminar