martes, 16 de noviembre de 2010

Purificación

Lo que había sido su mundo dio paso a un cúmulo de humo y cenizas en pocos minutos.

Mientras ardía, tragado por su propia obra summa, no pudo reprimir una carcajada de satisfacción.

Por fin había creado un infierno a su medida.

Por fin había sido capaz de derrotr a un rival a su altura: él mismo.

Cronopio


2 comentarios:

  1. Terrible micro, en pocas líneas cuanto se puede desir. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Agradezco tu comentario, Marsa. Un abrazo.

    ResponderEliminar