martes, 21 de diciembre de 2010

Doblete

Un toro de cada vez decía, pero esa noche intuía que haría una buena faena a la luz de la luna. La enseña labrada para el público presente. Con el torso desnudo toreó el primero. Sudoroso se permitió el doblete. A la espera de la crítica a la mañana siguiente se fué a dormir. Y soñó que era torero.

Alsquare

1 comentario:

  1. ¡Ole tus letras! ¡Pañuelo blanco y do oreja!

    ResponderEliminar