martes, 14 de diciembre de 2010

La noche más corta

Quiso pasar con él aquella última noche de despedida, repitiendo el mismo "Que descanses" que le había dedicado cada noche en 42 años. En duermevela creyó soñar que él se incorporaba del ataúd reclamando con ternura -¿Dónde está mi beso?- y acercando sus labios a la mejilla ojerosa le decía "Hasta mañana, mi amor".

Al día siguiente los encontraron juntos. -Murió de pena- decían sus amigas en el velatorio.

El la besó a la salida del túnel: "Buenos días". Olía a café y a pan recien hechos.

Alsquare


5 comentarios:

  1. L'amour et la mort... tan bien plasmados

    ResponderEliminar
  2. Genial! Original y muy bien narrado. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  3. damadeltablero14/12/10 20:56

    Precioso y muy bien contado. Me ha emocionado. Gracias, ha sido un placer leerte.

    ResponderEliminar
  4. Hermosa forma de imaginar un final a nuestra vida. Lo has narrado con una naturalidad digna de tan sublime momento. Acertado y encantador, saludos Alsquare.

    ResponderEliminar
  5. Si eso es lo que encontraremos al otro lado, no toda esperanza está perdida.
    Bonito el texto e impecable la prosa.

    ResponderEliminar