viernes, 10 de diciembre de 2010

Volver

Regresó del exilio autoimpuesto con hambre de recuerdos atrasada.

No tardó en recuperar memorias y lugares comunes, recopilando pedacitos de pasados mejores, reconstruyendo su vida a trompicones.

Le costó, pero tras manosear con paciencia las piezas del terco rompecabezas, logró emparentar con el presente a través de atajos deshilachados, a través de senderos polvorientos que el tiempo había dejado casi inservibles.

Cronopio


11 comentarios:

  1. Un placer leerte también esta mañana, Cronopio, gracias por este relato en clave de supervivencia.

    ResponderEliminar
  2. Volver... ese ejercicio de valentía por el esfuerzo que te exige, por lo que puedes encontrar(te), por las tremendas decepciones a las que te expones. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  3. desasosegada10/12/10 13:55

    Precioso crono.

    ResponderEliminar
  4. Sobrevivir al regreso, sea éste como sea, no siempre es fácil. Esa dureza es la que quería retratar. Por vuestros comentarios, veo que más o menos lo he logrado. Muchas gracias a los tres.

    ResponderEliminar
  5. Retrato de un regreso.
    Tal vez un pedazo del que regresa nunca se fué muy lejos.
    Un gusto reencontrarte

    ResponderEliminar
  6. Estupendo como retratas el regreso, Cronopio. Me encanta leerte.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Albada y Sara, por vuestros comentarios y vuestros ánimos.

    ResponderEliminar
  8. Todo elogio es poco. Algunos colocan buenos relatos con frecuencia, otros con menos frecuencia. Pero tú, cronopio, muy raramente defraudas.

    ResponderEliminar
  9. Fantástico Crono. Me encanta tu regreso, aunque siempre estuviste.

    ResponderEliminar
  10. @Anónimo Bueno, creo que exageras un poco, pero gracias de todos modos. Comentarios como el tuyo, me animan a seguir buscando y escribiendo.

    ResponderEliminar
  11. @Tagore123Gracias, Tagore. No recordaba haberme ido...bueno a lo mejor he estado un poco ausente últimamente, jejeje.

    ResponderEliminar