viernes, 7 de enero de 2011

Nada

Como todos los días, se dispuso a esperar, armado con dosis infinitas de paciencia y un abrigo cómodo para evitar que el alma se congelara de nuevo.

Como cada día, se apostó en la esquina de siempre, con la mirada perdida y ese temblor inconsistente que le recordaba que seguía despierto apesar de todo, a pesar de nada.

Cronopio

Blogged with MessageDance using Gmail

3 comentarios:

  1. Cormoran9/1/11 18:41

    Me gusta y mucho a pesar de no saberlo ubicar.
    ¿Alguna pista? Aunque como te digo me gusta.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta dejar puertas abiertas, para que cada cual ubique las palabras, una vez leídas, en el rincón que prefiera, pero te diré que esta vez, al trazar estas frases, pensaba en un hombre que se aposta todas las mañanas en la misma esquina para pedir limosna, desde hace mucho tiempo, y en las sensaciones que transmite con su mirada, con la que me cruzo casi a diario. Un abrazo, y gracias por tus comentarios.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Cronopio, todavía me falta camino por recorrer para llegar a entenderos. Ahora es una imagen nítida.

    ResponderEliminar