domingo, 23 de enero de 2011

Volar acompañado

Aquí estoy, esperándote he alzado mi mano
buscando encontrar tu tacto y elevarnos como águilas bailando en el aire.
Me prometiste un viaje de altura, imperial, de vida y muerte.
Aquí te quería encontrar, lejos de ese manto que oculta tus sueños, de esa entrega perenne que oscurece tu voluntad.
Quiero morir a tus pies y resucitar juntos en un múltiple orgasmo de risas y placer.
Necesito ser tu alimento, tu aire, tu conexión intacta con el resto del mundo donde esconderte y aparecer conmigo.


21

Blogged with MessageDance using Gmail

2 comentarios:

  1. Anónimo24/1/11 0:22

    Tanta pasión podría ser peligrosa no siendo compartida.El equilibrio entre la realidad y los suenos es algunas veces tan fragil.
    Tus palabras suenan como él soplo de una loca esperanza al igual que un terrible fracaso.
    Me ha conmovido tu relato.
    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  2. @Anónimo
    Gracias a ti, por leerme.
    El título ya te habla de compartir.
    Es un momento vivido, real, soñado con anterioridad. Precisamente su corazón le guía en su viaje, transitan el presente y es completamente real.

    ResponderEliminar