martes, 8 de febrero de 2011

Nudo en la garganta

Hay una voz dentro de ti, callada y suave, que intenta ser escuchada. Te pregunta incansablemente lo que ya sabes pero no quieres admitir. A veces pierde la calma, harta de ser ignorada, y su grito rabioso retumba en todo tu ser. Entonces intentas emitir una respuesta que se atasca, muda y perpleja, sin llegar a salir.
Así se forma ese nudo que te oprime la garganta hasta ahorcarte cuando mueves la silla, y quedas colgado en el aire.


Saryle

Blogged with MessageDance using Gmail

4 comentarios:

  1. Cormoran10/2/11 9:56

    Es así la vida. Una lucha entre dos mundos que son uno. Nosotros y el mundo "real" con sus normas y procedimientos, y nuestro propio mundo, el más íntimo, el de nuestra conciencia, nuestra felicidad, nuestra verdadera vida que tanto ignoramos y tanto nos cuesta llevar a cabo.
    Un saludo Sara

    ResponderEliminar
  2. Así es, Cormorán. Ocultamos nuestro verdadero yo, no solo a los demás, sino también a nosotros mismos. Tal vez siendo sinceros evitaríamos que se formasen nudos que nos oprimiesen la garganta.

    ResponderEliminar
  3. Cuando una serpiente te ahoga, si tratas de deshacer el nudo que te atenaza, este se aprieta más. Algunas veces tenemos que dejarnos llevar para que ese nudo deje de apretarnos, y así, a lo relajado, poder respirar. Nunca sabe uno bien que hacer en cada momento, no?

    ResponderEliminar
  4. Impresionante, Saryle, porque pasa de la instrospección y la angustia psicológica, al terror, al dolor y a la muerte física. Y todo, contado con esa suavidad tan tuya, un contraste impresionante. Ah, Cormorán, me encanta la imagen de la serpiente. Porque es así.

    ResponderEliminar