sábado, 14 de mayo de 2011

Semejante al amor

Él le atravesó el corazón como el río Moldava atraviesa Praga. En aquel caudal de fluidas sensaciones se sumergió hasta aparecer, a la mañana siguiente, en los confines de la ciudad. Despertó solo, enredado entre las sábanas gastadas de un vulgar hotel. Nada quedaba ya de la algarabía de la noche; tampoco de su atractivo uniforme ni de su libertina billetera. Su identidad robada seguramente volaba hacia otro puerto, enarbolando ese rostro tan parecido al suyo que tan locamente lo cautivó.


Saryle

Blogged with MessageDance using Gmail | Reply On Twitter

4 comentarios:

  1. gabriel Palafox15/5/11 13:33

    Grande Sara, en este juego de espejos y, ay, de billeteras

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Gabriel (Francisco). ¡Ya tengo tu libro! ¡Qué alegría y cómo me lo estoy disfrutando! Enhorabuena, es una delicia leerlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me encantó este relato. Pero eso ya te lo he comentado en tu blog. Gracias, Sara, por compartir estas delicias

    ResponderEliminar
  4. Ayyyyyyyyy... los estragos de la noche, que caros se pagan a veces. Precioso Sara.

    ResponderEliminar