martes, 7 de junio de 2011

Mariposa blanca

Los coches rojos tienen un olor especial para las mariposas blancas. Se sienten atraídas
por esos enormes bultos rojos .

Una de ellas, de color indefinible tras la lluvia, notó que no podría escapar de la energía que emanaba de aquel coche en concreto. No era ni el más grande ni el más potente, pero el capó recién lavado por el aguacero la hipnotizó con sus reflejos.

Quedó aturdida por el chupa-chups del niño que chapoteaba feliz,  pero siguió volando


Albada

Blogged with MessageDance using Gmail | Reply On Twitter

6 comentarios:

  1. Me parece un dulce relato, Albada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gabriel Palafox7/6/11 23:34

    Sugerente relato de sabores, olores, colores, niños y mariposas. Quién pudiera volar y posarse, por un momento, en ese almizcle de sensaciones, mientras tú las ordenas y nos las presentas a tus rendidos lectores.

    ResponderEliminar
  3. Albada, nuestra maestra del microrrelato sensorial. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8/6/11 16:06

    Precioso, Albada. Se aprecia siempre tu mirada sensible en tus palabras.

    Un beso
    Sara Lew

    ResponderEliminar
  5. Una dulce confusión para cerrar un cuento encantador, hermoso y fresco, Albada.

    ResponderEliminar
  6. Gracias.A todos.De forma especial a quien me ayudó a crear el cuento.

    ResponderEliminar