lunes, 22 de agosto de 2011

Cara de póquer

Me lo dijeron de golpe, sin venir a cuento, en mitad de una conversación intrascendente, una cuchillada precedida de un "a propósito" que no venía a propósito de nada. ¿Sabes que Ana se casó hace un par de meses con un abogado?. Las palabras flotaron en el ambiente, enredadas en las espirales de humo del tabaco. Me miraron, expectantes. Yo puse cara de póquer. Ni un solo gesto. Ni una palabra. Solo el goteo de la sangre cayendo de mi puño crispado y acribillado por los cristales de la copa rota.

Hank66

Blogged with MessageDance using Gmail | Reply On Twitter

9 comentarios:

  1. Perfectamente recreada la situación.
    ¿Quién no se ha sentido así en algún momento?
    Afortunadamente para mi, no tengo suficiente fuerza y la cosa ha quedado en las marcas de las uñas. Me ha gustado.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Marga. Bueno, en mi caso tampoco llegó la sangre al río (nunca mejor dicho). Cara de póquer, cambio de conversación y a otra cosa, mariposa. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno el relato, Hank.

    ResponderEliminar
  4. Oye pues tambien me he sentido identificado... buen micro. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  5. ¡Gracias, Gotzon! Creo que nos vemos por Twitter también, jejeje. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Las palabras impredecibles preceden a situaciones predecibles. Todo cambió excepto el semblante. Estupenda imagen de una situación extrema, Hank.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, 21. Tú siempre tan amable. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Gabriel Palafox27/8/11 20:01

    Me ha encantado este micro sobre esa pose, efectivamente, de casino, cuando los dados acaban de arruinar nuestro corazón.

    ResponderEliminar