jueves, 1 de septiembre de 2011

Doce veces doce dobleces

Tras una rigurosa selección, separó lo superfluo, lo inconsecuente, lo vano y lo convencional. Decidió conservar lo intrascendente, lo ilógico, lo inaudito y lo ambiguo. Matizó lo irreverente, lo sorprendente, lo posible y lo malsano. Con el resto, ni se molestó. Pensó en hacer una bola y tirarla sin más a la papelera. Pero recordó sus lecciones de «origami» y con unas cuantas dobleces anímicas, pergeñó una pajarita. La impulsó con fuerza, esperando verla desaparecer allende su entendimiento.

Lili Pout

Blogged with MessageDance using Gmail | Reply On Twitter

4 comentarios:

  1. jajaja, estupenda forma de trabajar un microrrelato (por ejemplo). Muy bueno. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Lili Pout2/9/11 19:27

    Te agradezco más de lo que imaginas, tu amable comentario. Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho, saludos Lili Pout.

    ResponderEliminar
  4. Lili Pout5/9/11 14:33

    Muchas gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar