viernes, 21 de octubre de 2011

Para Cronopio

Las palabras estaban revueltas y parloteaban mientras se dirigían a sus puestos. Adjetivos a la derecha, sustantivos a la izquierda y en medio, los verbos. Al fondo, preposiciones, artículos y pronombres y, algo más atrás, los adverbios, flanqueados por el coro de conjunciones e interjecciones. Sólo se oía el murmullo de la orquesta afinando matices, entonando sílabas. El Maestro entró y se encaminó al estrado. Golpeó el atril con su batuta y las palabras enmudecieron inclinándose respetuosamente. Levantó la mano y como por arte magia, la armonía sintáctica surgió, la sinfonía léxica cristalizó y un nuevo relato de Cronopio inundó el aire.

mj


8 comentarios:

  1. Conozco las Palabras sin Sombra de Cronopio y, MJ, este es un bellísimo y merecido homenaje a ese Maestro de la síntesis; el modo de usar la palabra en sus múltiples formas para expresar la vida en sus breves latidos. También tú has sabido usarlas con inequívoca maestría. Me rindo ante ellas: las suyas y las tuyas. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de este pequeño tributo al amigo, Cronopio. El valiente tejedor de palabras, incansable en ese manantial de expresiones, que consigue antes o después identificarnos con un encuadre vivido. Eso sí... con miles de maravillosas escenas regaladas por el bostezo de un talento inagotablemente íntimo.
    Gracias, Cronopio.

    Y también gracias a tí, mj, por premiar acertadamente.

    ResponderEliminar
  3. Con tan bello texto, acabas de dejar a este juntaletras sin palabras. Muchísimas gracias, mj (extensibles a Isabel y 21 por sus comentarios), aunque he de decir que (como dicen al final de las películas) cualquier parecido con la realidad no es más que una mera coincidencia, me temo.

    Un fuerte abrazo. Nos seguimos leyendo.

    Cronopio (totalmente ruborizado).

    ResponderEliminar
  4. Los malabarismos con las palabras no son fáciles. Con el uso y la constancia se pueden realizar escenas de gran interés y atractivo para el consumo inmediato.
    En todo caso, en Cronopio juega a su favor el largo recorrido de su arte, pero en mayor medida el mejor de los recorridos entre las calzadas peinadas por sus palabras: Su buen hacer.

    Con las palabras y con la relación hacia sus compañeros de blog.
    Eso no es fruto del azar, ni de la constancia. Es un gran don que quiere regalarnos.
    Gracias Cronopio por estar ahí.
    MJ...Muy bello texto. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Gabriel Palafox/Fco. Rodríguez Tejedor22/10/11 10:23

    Me uno gustoso a este merecido homenaje impulsado por MJ. Yo conocí literariamente a Cronopio en el Eskup, que fue la prehistoria y cuna de Relatarium y ya, entonces, me sorprendió la calidad y profundidad de sus textos. Desde entonces he seguido,siempre con interés, la evolución de este prolífico compañero, al que deseo continúe por mucho tiempo con el buen hacer de su pluma. ¡Enhorabuena, Cronopio!

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos por vuestros comentarios. Siempre he admirado a Cronopio, su personalísimo estilo, inconfundible en la sutileza con que utiliza las palabras, en su juego constante con ellas. Me admira profundamente su capacidad para crear tantas y tantas pequeñas y diferentes historias, pequeñas en extensión, pero grandes en contenido. Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  7. Amigo Cronopio: me he limitado a poner en palabras lo que muchos pensamos. Los comentarios de estas otras personas, todos ellos desde mi punto de vista, muy buenos escritores también, lo atestiguan. Lo mereces, y lo que se merece hay que reconocerlo. Hasta pronto. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  8. Me uno a este mar de alabanzas merecidas y me escondo entu trabalenguas de palabras deseando seguir encontrándote con verbos y adjetivos en este camino. Un abrazo

    ResponderEliminar